fbpx

PASCH WDA Ingurumena Emakunde


(Foto de Félix Morquecho)

El psicólogo catalán y experto en adición a las nuevas tecnologías, Marc Masip, ofreció una interesante conferencia en el Salón de Actos del Deutsche Schule en el que ante un público muy atento y participativo aseguro que no se puede ser permisivo ni mirar a otro lado ante el uso excesivo de los móviles y tabletas, que la educación en las nuevas tecnologías es “difícil pero muy necesaria” y no se basa en el “premio castigo”.

El autor de “Desconecta” alertó de la necesidad de vigilar las redes sociales en las que están nuestros hijos e hijas, siendo conscientes de que en España, cada minuto, se crean 6 perfiles falsos, de ahí la importancia de crear un vínculo afectivo y de confianza con nuestros hijos e hijas y que en algún momento tenemos que “prohibir”. Marc Masip advirtió que no sólo hay que estar pendiente de lo que cuelgan nuestros hijos y nuestras hijas, también de lo que cuelgan sus amigos y amigas, y de lo que suben a la red de nosotros y nosotras.

Durante la conferencia “Nuevas tecnologías y uso/abuso de las nuevas tecnologías” Masip recordó que hasta los 14 años no pueden tener perfil en Instagram e Facebook y que si lo tienen “están cometiendo un delito”.  Además alertó de la cantidad de adolescentes que están enganchados a páginas de apuestas o juegos sin que en su casa se sepa. El psicólogo reconoció que existe una falta total de leyes para poder controlar las tecnologías y que hay escasez de programas de sensibilización en la sociedad para educar correctamente en el uso de las tencnologías, pero también dejo claro que los niños y niñas, los y las adolescentes se sienten “ignorados e ignoradas” porque sus padres y madres “están también enganchados al móvil”. “Hasta los 16 años no deberían tener un smartphone, primero porque no están capacitados para ello y además, no lo necesitan. Otra cosa es que tengan un móvil convencional por temas de logística familiar “.

Marc Masip finalizó su conferencia ofreciendo unas pautas muy claras de cómo actuar frente a la “adicción” que provoca el uso de las nuevas tecnologías y de cómo educando correctamente se puede prevenir esta dependencia que les lleva a aislarse de la familia y de la sociedad en la que vive. “La mejor educación online es la educación offline, y es lo mejor que podéis hacer por vuestros hijos e hijas” recomendó.