fbpx

PASCH WDA Ingurumena Emakunde


Stand del #DeutscheSchuleSAM en el Jugend Forscht 2018

El trabajo genético sobre el sabor amargo con el que Marta Labarquilla, María Elosegui y Alejandro Campos han participado en el Jugend Forscht ha recibido numerosos elogios por su originalidad y su calidad. El alumnado del Deutsche Schule San Alberto Magno recibió el segundo premio, si bien fue la puntuación más elevada de Biología en su categoría, ya que el primero quedó vacante.

En el estudio de investigación “Bitteres Erbe” (Herencia amarga), realizado por las alumnas de 2º Bachillerato,  Marta Labarquilla y  María Elósegui junto al alumno de 1ºBto. Alejandro Campos, se ha testado a cerca de 300 personas de la comunidad escolar entre el alumnado de las clases de 5º de Educación Primaria hasta 2º Bachillerato, y el personal del centro (docentes, administración, comedor).  En el trabajo realizado durante meses, han podido comprobar que había más mujeres que hombres con el gen de superdegustador. 

Entre los seres humanos, algunos tienen un gen que hace que detecten un sabor de una sustancia artificial llamada PTC (Feniltiocarbamida), que se detecta como muy amarga y desagradable. Éstos son los que se conocen como supergustadores. Cuando el gen tiene una mutación hace que esa sustancia sea insípida y no sepa a nada, entonces las personas son no-degustadores.

Si bien este gen  se hereda por igual, independientemente del sexo,  han encontrado explicaciones al respecto, con unos datos esclarecedores y que les han permitido hacerse más preguntas interesantes relacionadas con lo que comemos y nuestra dieta. Han comprobado el origen del gen por lugar de procedencia geográfico y también si hay diferencias de detección teniendo en cuenta las edades. Una ardua e interesante investigación.

alumnado del colegio aleman junto a los expositoresEl redactor jefe de la revista alemana „Stern“, Henri Nannen, comenzó hace más de 50 años con un proyecto con el que pretendía fomentar nuevas generaciones científicas en la República Federal de Alemania. Bajo el lema “Buscamos a los investigadores del mañana” convocó, en diciembre de 1965, por primera vez, el concurso científico Jugend Forscht.

Este concurso lleva desde entonces fomentando la ciencia y apoyando a los investigadores e inventores del futuro. De hecho, nueve de cada diez participantes que se presentan cada año a este concurso  estudian con éxito en el futuro una carrera relacionada con las ciencias de la naturaleza, las matemáticas o la medicina. Finalizados sus estudios, aproximadamente la mitad de los que fueron ganadores del concurso en alguna de sus ediciones, se dedican a la investigación y desarrollo.

El premio nobel Dr. Huber con el alumnado del colegio alemanEste año el Jugend forscht Iberia ha tenido lugar en el Deutsche Schule Madrid, donde los jóvenes científicos de los colegios alemanes de España y Portugal (Sevilla, Bilbao, San Sebastián, Málaga, Madrid, Barcelona, Las Palmas, Oporto y Lisboa) han expuestos sus trabajos e investigaciones. 

Hasta el centro madrileño se desplazó el Premio Nobel de Bioquímica de 1988, Dr. Robert Huber, que se encontraba en España asistiendo a un foro científico internacional. Uno a uno visitó los stands del alumnado prestando mucha atención a todo lo expuesto y no dudó en conversar con los futuros investigadores, a los que dio personalmente la enhorabuena por su trabajo.